Ventajas

de la Fibra de la Estopa de Coco

Hoy día, la industria de la horticultura se encuentra exigiendo más producción de alimentos para cultivos bajo invernadero por metro cuadrado. Ahora, es aún más importante tener un alto sustrato de calidad que genere crecimiento, sea sustentable y confiable, y, que satisfaga las demandas de los cultivadores y los cultivos por igual; siendo la fibra de la estopa de coco la respuesta. Las fibras de la estopa de coco ofrecen una base orgánica ideal para toda la vegetación; siendo un recurso natural, renovable que crece abundantemente en climas tropicales y es 100% bio-degradable, a diferencia de las opciones comunes del medio en el pasado.

La capa externa del coco, o cáscara según la conocemos, ha sido confeccionada durante siglos como sogas, tapetes y escobas; vaciando la mayoría de los desechos de coco en los vertederos. Luego, posteriormente, descubrimos su poderoso y reutilizable poderío como un medio para cultivos.

Las fibras de estopa de coco son un acondicionador de suelo multifacético, compuesto por millones de esponjas micro capilares que ofrecen mayor capacidad de retención del agua y en tanto mantienen la aeración del 30% que es crucial en un sistema de siembras de plantas con raíces.

La turba de coco es un material homogéneo, que de manera fácil y segura se puede reciclar en nuestro medio ambiente a fin de mejorar las condiciones de suelo que nos rodea. Con ello se reduce la práctica del costo de desecho caro, el cual también daña nuestro medio ambiente.

Sus propiedades físicas superiores tienen la capacidad de no consolidarse o reducirse durante el ciclo de cultivo y la fibra de estopa de coco provee apoyo estructural excepcional, la cual resiste la descomposición durante el crecimiento de las plantas, dando lugar a un ambiente de precisión para el cultivo.